Rafa Cabañas, del Voleibol Leganés a vivir un sueño con España

Si un día el seleccionador nacional del deporte que practicas te para en la grada y te dice que si quieres venir a un Centro de Alto Rendimiento y representar a tú país, ¿qué le dirías? Eso es lo que le pasó a Rafa Cabañas, canterano del Voleibol Leganés que desde esta temporada cumple un sueño en Lorca.

Rafa Cabañas empezó jugando al voleibol siendo infantil de segundo año en el Voleibol Leganés. Por aquel entonces, Miguel Ángel de la Gama vio algo en él y le dio una oportunidad de jugar en el Infantil A.

“El Voleibol Leganés fue el club que me dio la oportunidad de jugar al voleibol desde un inicio, sin saber absolutamente nada.”

Desde entonces, el jugador fue mejorando y consiguiendo ser cada vez más importante en el equipo pepinero. Tanto es así que llegó a disputar campeonatos en las categorías inferiores de la selección española de voleibol. Todo hasta que este verano durante el Campeonato de España de Selecciones Autonómicas de Voley Playa (CESA), el seleccionador nacional le propusiera entrar al Centro de Vóley Playa en Lorca.

“Estábamos en el CESA de playa y yo estaba en la grada viendo un partido. De repente, vino el seleccionador de vóley playa y me dijo “¿te quieres venir a Lorca?”. Se lo dije: “Me encantaría, pero primero tengo que hablarlo con mis padres”. Estuvimos hablándolo toda la semana y decidimos que sí, que, para adelante, era una buena oportunidad.”

Desde entonces, lleva tres meses lejos del Voleibol Leganés, el club que le vio crecer. Él mismo reconoce que para él en Leganés “no ha cambiado todo mucho”. Tanto es así que, si por él fuera, seguro que vendría todos los sábados a jugar, pero hoy su dinámica es otra. Solo tiene tiempo para estudiar y entrenar. Él mismo lo admite “empiezas a echar de menos tu casa, tu familia, tus amigos, al Leganés… pero aun así lo disfruto muchísimo”.

“Me levanto sobre las 7:00, desayuno y me voy a clase en autobús. El colegio está a una media hora en autobús, entonces tenemos un poco de tiempo ahí para repasar un poco, porque como no tenemos casi tiempo para estudiar, acabamos repasando ahí. Estamos hasta las 14:00 en el colegio y volvemos al centro, comemos y tenemos una hora de descanso. Normalmente dormimos la siesta o estamos un rato tranquilos viendo la tele. Empezamos el entrenamiento de playa a las 17:00 y lo acabamos a las 19:30. En cuanto terminamos el entrenamiento de playa, empezamos en el gimnasio y ahí estamos hasta las 21:00. En cuanto terminamos, cenamos y a la cama.”

Empezó en la pista y ahora se prepara todos los días para jugar en la playa. Siempre está esa pregunta de qué te gusta más, la pista o la playa, pero él lo tiene muy claro: “Estoy enamorado del voleibol en los dos sentidos”. Aunque sí que desliza que le gusta un poco más esa experiencia de jugar en la playa ya que participa “activamente en todo el partido” consiguiendo una experiencia “más completa”. Disfruta un poquito más del deporte, aunque le sigue encantando la pista, nos reconoce.

El futuro nunca sabes qué puede depararte y no le cierra las puertas a nada. Si un día Leganés le llamara, seguro que respondería. Esa apuesta que un día hizo el Voleibol Leganés, como el mismo Rafa Cabañas reconoce “parece que ha salido bien”. Un valor de presente y de futuro que tiene el voleibol español ‘made in’ Leganés.

Share