Un estreno en Liga Iberdrola con sabor agridulce

El Pabellón Europa fue testigo del primer partido del Voleibol Leganés en la Liga Iberdrola, en un partido que se decidió desde el saque y en la red. Las de Ilde García mostraron una buena cara en el día de su debut, pero el DSV Sant Cugat tiró de veteranía en la competición para llevarse la primera victoria de la temporada.

Rozaban las 18:30 de la tarde en Leganés cuando con la apertura de puertas al público se empezaba una cuenta atrás que iba a ser histórica. Club Voleibol Leganés y DSV Sant Cugat ya estaban en la pista haciendo la ronda de calentamientos que terminaría con un saludo hacia la grada y el pitido inicial ante unos 250 espectadores que acompañaron al equipo local en el día de su debut.

El primer punto fue la tónica de lo que sería gran parte del partido, jugadas largas donde la igualdad era máxima y que solía resolverse o con una gran acción o aprovechando un pequeño error de cualquiera de los dos equipos. Gracias a esta condición en la que la recepción de ambos combinados y el acierto en ataque de jugadoras como Laura Villasante o Inés Villa para Leganés o de Camila Maldonado y Aina Berbel para Sant Cugat.

Las pepineras fueron capaces de aguantar el marcador la primera mitad del set, pero se encontraron con un rival que cerraba muy bien las líneas en bloqueo y concedía pocas oportunidades. Gracias a esto y al acierto colectivo en ataque del club catalán, las de Rafa Ruiz cerraron el set con un 16-25. Un resultado que hacía presagiar que no iba a ser un partido nada sencillo para las locales.

Primera ventaja para Voleibol Leganés y cambio de dinámica

Con el inicio del segundo set iba a llegar la primera ventaja en el marcador para el Voleibol Leganés. El saque de Lúa Bovio hizo efecto para que, con una jugada larga y disputada, el equipo albiazul se hiciera con el punto. Desde aquí, primero Laura Villasante, luego Aurora Tur e Inés Villa, se cargaron el equipo a las espaldas para ponerle difícil las cosas a Sant Cugat. Todo eso con una Sandra Salleras y María Curto que estuvieron muy acertadas a la hora de contener las ofensivas rivales.

Las rojinegras tuvieron que sudar mucho para abrir una pequeña brecha en el marcador con el saque de Camila Maldonado y con la conexión Anna Newsone y Aina Berbel. Aunque las del Voleibol Leganés nunca dejaron de remar, el juego se decidió con un 17-25.

El tercer set fue el más claro en cuanto a diferencia en el marcador, pero el más igualado en cuanto a juego. El Voleibol Leganés había conseguido hacerse al partido y fruto de ello fue la máxima ventaja conseguida en el partido con una Laura Villasante pletórica y una Lúa Bovio que estaba dando agilidad al juego. Aunque de poco sirvió porque el DSV Sant Cugat tiró de veteranía para cerrar el set con un decisivo 13-25.

Así las cosas, el Voleibol Leganés no consiguió llevarse el primer partido de la temporada ante un rival que demostró su experiencia en la categoría. Los primeros tres puntos que se escapan de un Pabellón Europa donde, con el juego demostrado por las pepineras, los siguientes equipos que vengan a Leganés, lo tendrán muy difícil si quieren llevarse la victoria.