Can Ventura Palma se corona por primera vez en la historia

Gran hazaña la del equipo mallorquín en esta XLI Copa de SM El Rey. Por si no tenían bastante con clasificarse para las semifinales y destronar al Unicaja Almería consiguiendo acceder a la gran final del torneo, hoy, tras una final de vértigo, se coronaban por primera vez en su historia en la que es su primera participación en el torneo. Los de Marcos Dreyer conseguían el título tras ganar en el tie- break (3-2) a un gran CV Teruel cuya actuación también ha sido digna de campeón pero sólo puede haber un vencedor del torneo.

Máxima igualdad e ilusión en esta final copera. Con ambas aficiones al pie del cañón, ambos equipos salían a la pista con ganas de mostrar lo mejor del voleibol nacional. Tras eliminar en las semifinales a los cabezas de series de la edición, Can Ventura Palma y CV Teruel luchaban por llevarse la corona. Para los turolenses suponía poder recuperar el título de la temporada 2013-2014 y para los baleares, un hito histórico ya que sería la primera vez que levantarían la copa.

El conjunto turolense tomaba el control del primer set con gran acierto en el bloqueo y una disposición en el terreno de juego muy buena para el ataque con las que se llevaban el primer ser (25-19).

Pero una reacción rápida del Can Ventura Palma ponía emoción a la final. Tras una gran igualdad en el marcador, los debutantes en el torneo conseguían adelantarse, llevarse el segundo set (22-25). Asimismo, los baleares se llevaban el tercer set donde estuvieron más acertados que el CV Teruel y complicaban las cosas para los turolenses (19-25).

La escuadra de Miguel Rivera no quería que se acabase tan rápido esta inédita final y se imponían en un cuarto set en el que hicieron gala de una gran defensa y ataque (25-19). Así, el conjunto turolense forzaba el tie-break.

Los cánticos de ambas aficiones y de un público entregado se unieron a la emoción y tensión que se respiraba en la pista en los últimos instantes del encuentro. Máxima igualdad entre ambas escuadras que esperaban un error por parte del rival para proclamarse campeones pero el empate se mantenía y al final tras un error ofensivo de los turolenses ante un gran remate balear, se cerraba la final con un desenlace feliz para el Can Ventura (20-22).

Así, el equipo palmesano conseguía por primera vez en su historia la corona en este magnífico debut copero.  Tras ocho años en los que los almerienses y turolenses se turnaban el trofeo, este gran equipo consigue llevarse a su tierra la copa.

Tras el partido, Miguel Rivera, madrileño que dirige al CV Teruel, comentaba la igualdad de la final. “Hay poco que decir ante una final así. Ha sido un partido tremendamente igualado, repleto de alternativas. Al final, la victoria se decide por mínimas diferencias, por una pelota que cae o entra. Esta vez nosotros no tuvimos la suerte y la pelota no entró; el voley es así”.

A su vez, el jugador del CV Teruel, Xavier Folquera coincidía en que había sido una gran final. “Hacía mucho tiempo que no disputaba un partido así, es para estar orgullosos. Sabíamos que iba a ser un partido muy disputado .Espero que este nivel nos sirva para ir para arriba en lo que queda de temporada. No hay nada que reprochar sino felicitar a Can Ventura Palma por ganar la Copa. Ha sido un partido increíble, con nuestra afición, y el pabellón lleno. Espero que el año que viene sea igual”

Por su parte, Marcos Dreyer, técnico del conjunto balear era pura alegría. “Vinimos aquí a ganar a Soria. No pensábamos en el siguiente partido ante Unicaja Almería, ni en una final, y mira, aquí estamos con la Copa bajo el brazo. Todo el mundo nos da el rol de favoritos, la etiqueta de equipo creado para ganar, pero mis jugadores tienen mucho trabajo detrás. No es sólo fichar, hay muchas horas luchando para conseguir objetivos”. 

Para Dreyer, la clave de la victoria ha sido tener suerte en momentos clave. “Hemos tenido siete balones de partido, ellos uno y lo hemos salvado con dificultad, y al final, uno de los mejores jugadores de la liga la tira fuera. El deporte es así, trabajas mucho pero no siempre puedes controlar donde va a caer la bola”.